Ya prestan servicio en tres líneas céntricas de la capital española
Los primeros autobuses estándar cien por cien eléctricos de EMT acaban de incorporarse a la flota de la empresa municipal y ya prestan servicio en tres líneas céntricas de la capital.

Se trata de 15 unidades del modelo Irizar "ie bus" que se convierten (junto a los minibuses eléctricos y a los autobuses de la línea de inducción) en los vehículos más "limpios" y menos contaminantes de EMT.

El Irizar "ie bus" es un vehículo cien por cien eléctrico y, por tanto, "cero emisiones". Este modelo no solo no emite ningún contaminante atmosférico, sino que apenas genera contaminación acústica. La delegada de Medio Ambiente y Movilidad y presidenta de EMT, Inés Sabanés, acompañada por el gerente de la empresa municipal, Álvaro Fernández Heredia y el director de Irizar e-Mobility, Hector Olabe, ha presentado hoy, miércoles 7 de febrero, estos flamantes autobuses.

Este modelo es el primer autobús urbano integral de tamaño estándar completamente eléctrico y "cero emisiones" que presta servicio con viajeros en la flota de EMT desde que la empresa municipal comenzó a hacer ensayos con vehículos propulsados eléctricamente. Se incorporarán al servicio con viajeros desde mañana mismo en las líneas 1 (Prosperidad-Cristo Rey), 26 (Tirso de Molina-Diego de León) y 44 (Callao-Marqués de Viana). Un prototipo del “ie bus” ya funcionó en pruebas el año pasado en la línea 39 de la red municipal de autobuses.

Este autobús forma parte de la apuesta del Ayuntamiento de Madrid y de EMT para avanzar en la ‘electrificación’ de la flota municipal dentro de su compromiso con la sostenibilidad y la búsqueda de alternativas para reducir el impacto del transporte en el medio ambiente. El objetivo de EMT es seguir trabajando por un transporte público limpio, sostenible y poco contaminante en aras de una óptima calidad del aire en la capital.

El Irizar "ie bus" es un vehículo estándar (12 metros de longitud) que cuenta con capacidad para 76 pasajeros (24 sentados). Está propulsado por un motor de 230 kw alimentado por baterías de sodio-níquel que proporciona una autonomía aproximada de 200 kilómetros, dependiendo del ciclo de conducción y de las condiciones atmosféricas, es decir, entre 14 y 16 horas circulando con tráfico urbano denso.

Las baterías se cargan en horas nocturnas (seis horas de recarga) y están diseñadas para almacenar toda la energía proveniente del frenado del vehículo. Además, los componentes de este modelo son reciclables, incluyendo las propias baterías. Las emisiones de contaminantes atmosféricos y acústicos de este modelo son absolutamente nulas.


Admin. de Notas, Guillermo Picallo, para SOS Alerta.

FUENTE

Noticias Ambientales

banner800x300

banner800x300

banner800x300

banner 10

banner11

banner 12

 

banner800x300

 

 

banner800x300

la araucaria publi sos