La mayor frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos, es otra prueba más de que el bamboleo de la Tierra ha empeorado.

Por ejemplo, ¿cuándo se habían formado hasta 12 trombas marinas al mismo tiempo en Rusia? Por su parte, el huracán Harvey demostró que ya no existen patrones fijos. Los huracanes se mueven en una curva lenta, conocida como el Cono de la Incertidumbre. Incluso cuando un huracán efectúa un giro de 90 grados, como lo hizo Sandy en 2012, lo hacen con una curva uniforme, avanzando en todo momento. Harvey fue una excepción. Primero tocó tierra en Corpus Christi, y se trasladó tierra adentro en el centro de Texas, para luego regresar. Un trayecto anómalo al 100%. Por supuesto, esto explica que en Houston, las autoridades no se esperaran su llegada y no recomendaran la evacuación de la ciudad. Houston no estaba en su trayectoria original.

En lugar de desplazarse en curva, Harvey avanzaba por el Caribe de una forma parecida a como lo hace una serpiente. Primero se convirtió en una tormenta tropical, para pasar a ser depresión tropical, y cuando afectó a Corpus Christi ya era un huracán de categoría 4. Se debilitó y luego volvió como un huracán de categoría 4. Algo realmente impresionante. Destacamos también que se movía de una forma mucho más rápida de lo esperado, lo que significa que se vio empujado por el bamboleo de la Tierra. Algo que solo es capaz de hacer la oscilación que está sufriendo nuestro planeta.

Sin embargo, ahí no termina todo. Se detuvo en el centro de Texas y después retrocedió. Un movimiento sin precedentes. Y un retroceso que no se puede negar. No sucedió con el huracán Iván, en 2004, ni tampoco con el huracán Rita, en 2005. Cuando los huracanes tocan tierra, pierden intensidad y pasan a convertirse en tormenta tropical antes de continuar su camino. Pero, ¡no retroceden!

Los factores que afectan a un huracán suelen ser consistentes, no vacilantes, lo que demuestra el efecto de la oscilación de la Tierra tanto en el agua como en las masas de aire.

Harvey le mostró al mundo la cercanía de Nibiru. Texas batió todos los datos históricos de lluvias registradas, superando los diques y amenazando con romper las presas de los embalses río arriba en Houston, la cuarta ciudad más importante de los Estados Unidos, presa de inundaciones todavía más graves.

FEMA ha admitido que tardarán años en recuperarse de esta tormenta. Los medios incluso han advertido que la región podría quedar inhabitable en el futuro. ¿Habías escuchado algo parecido antes?

En el pronóstico que existe de lo que sucederá antes del reverso de los polos, se incluye el hecho de que las zonas costeras serán inhabitables, en muchos lugares. El grado de daños sufridos por las costas alcanzará un impacto nunca imaginado.

Mientras tanto, Houston ha demostrado que su sistema de planificación de emergencias no está diseñado para una ciudad de su tamaño, ni tampoco para soportar una cantidad de lluvia a esta escala. Ambos se han combinado para crear la catástrofe que ha tenido lugar. Pero, Houston y los Estados Unidos, no son los únicos en riesgo. Todas las ciudades, en el mundo entero, no están preparadas para lo que traerá Nibiru. Esto solo ha empezado y nadie está preparado para Nibiru.

FUENTE

Alerta Tierra

logo burbujitas con dirección

sos alerta anuncios gratis por 60 dìas 1

publicidad full home

sos alerta anuncios gratis por 60 dìas 1

banner11

banner 12

publicidad redes espacio terapeutico

publicidad bella musa

logo tujoyas funes